Tu memoria era como el sol del estío, el que muerde, constantemente cayendo sobre mi cabeza. El viento ha soplado y traído los nubarrones del olvido, nubarrones que empañan la visión de ese sol y que han tendido un manto de frescura sobre mí. Cada vez hace más frío en tu memoria. Un frío confortante.