En la calle el ritual es siempre el mismo: camino y camino, te veo pasar junto a mí y me enamoro. Imagino que te hablo y que me hablas, que pactamos un próximo encuentro, fortuito, infructuoso, quizás; encuentro al fin. Después, llega la decepción: estoy ciego y no te he visto pasar.